domingo, 1 de marzo de 2020

El delito de cagar


A mí me importa un carajo lo que diga Willy Toledo. No voy a creer más ni dejar de hacerlo porque le lleve escuchando decir las cosas que va soltando desde hace tiempo. Tampoco me voy a hacer pastafari por la pintoresca comparación que ha empleado hoy. Pienso que a ningún creyente con las ideas claras le debe afectar estas cosas. 
Una vez expuesto esto, y después de que la justicia -que es quien debe hacerlo- haya dicho la última palabra sobre lo que es o no delito, hay dos cosas que no le perdono a Willy Toledo. Una, que no sea consciente del mal gusto que significa cagar, ya sea como verbo, con el reflexivo detrás, hacerlo uno mismo, en alguien... Cagar es algo que no tenemos más remedio que hacer, pero es muy desagradable. De manera que ya tengo claro que ni a la fe ni a la ley les importa una mierda -nunca mejor dicho- lo que diga este hombre, pero jamás le perdonaré ni a él ni a nadie que hablen de cagar todo el tiempo. El uso continuado de semejante palabra es delito contra el buen gusto. Y en ese banquillo habría que sentar a millones de personas que nos rodean, porque hoy estamos todo el día cagando. "Me cago en el taller del coche", "me cago en el bordillo de la acera", "me cago en el calentador estropeado", "me cago en el vecino", "me cago en tu padre", "mecagoendié" de toda la vida -que no es más que cagarse en Dios-, "me cago en ti" que rezaba (mejor utilizo decía, por si acaso) aquella canción de "Me cago en el año viejo..." de Mike Laure. En resumidas cuentas, todo un rosario (una retahíla, perdón) de cagadas de repugnante mal gusto por culpa de esa antiestética palabra y obra. 
Así que eso no se lo perdono a Willy Toledo y tampoco a estos innumerables seres humanos que todo el día defecan figuradamente, porque en el sentido literal de la palabra no tienen-tenemos más cojones que hacerlo. Hay quienes su literalidad la pregonan como algo normal. "Voy a cagar", "ya he cagado", lo cuentan incluso en facebook y se quedan tan panchos porque no hay quien les lleve ante un juez, desgraciadamente. 
Lo segundo que no le perdono a Willy Toledo es que, una vez se cague en lo que le dé la real gana, pasemos a lo importante, que es que se dedique a hacer más cine, a hacer valer sus méritos y disfrutemos de lo que es: un brillante actor. Así que espero ansiosamente que deje de echar mierda figurada y poder disfrutar de él. También así evita que salgan imbéciles que aprovechan para decir pamplinas como las que se están leyendo desde ayer: "En este país te puedes cagar en Dios pero no en los proetarras ni en los independentistas". Pues yo leo continuamente grandes cagadas contra especímenes de estos dos gremios y a nadie sientan en un banquillo por hacerlo. Puede usted también tener el mal gusto de Willy Toledo y cagarse en ellos, no le va a pasar nada. Tampoco voy a cambiar mi forma de pensar sobre filoterroristas y Torra y compañía porque usted se cague en ellos o no.

https://www.elmundo.es/cultura/2020/02/29/5e5a60d3fdddff00428b4642.html

No hay comentarios: