lunes, 17 de junio de 2024

Cuánto costaría comprar la casa de Julia si estuviera en venta: 463.553 euros como valor estimado. ¿Podría ser el futuro Museo de VERANO AZUL?


El próximo 21 de agosto se cumplirán 45 años desde que Antonio Mercero exclamara el primer “¡Acción!” que repetiría durante los meses posteriores en varias localizaciones de la costa oriental andaluza, especialmente en el municipio malagueño de Nerja. Ese día de 1979 dio comienzo el rodaje de Verano Azul, que se extendió hasta diciembre de 1980. Su prolongación en el tiempo da muestras de que la gestación de la serie no fue un camino de rosas, sobre todo cuando estamos hablando de una producción rodada en celuloide, equipos técnicos de hace ya casi medio siglo y algunos parajes de complicada filmación por su accesibilidad, las características de la luz, las peculiaridades de sus protagonistas (la mayoría niños), etc.

Cuarenta y cinco años transcurridos son bastantes como para que el paso del tiempo haya alterado la fisonomía de los lugares de rodaje, si bien muchos de ellos siguen conservando su encanto y miles de seguidores de la serie viajan ‘en peregrinación’ cada año para conocer los lugares exactos donde se inmortalizaron momentos inolvidables de cada capítulo. En breve comienza un nuevo verano y muchos aguardan sus vacaciones con ilusión para programar un viaje a una Nerja, en pleno siglo XXI, algo distinta cuatro décadas después y bastante atestada de turistas en verano…

Apenas se suceden unos minutos de ‘El encuentro’, el primer capítulo de Verano Azul, y ya podemos ver una de las localizaciones más icónicas de la serie por ser la casa donde reside temporalmente una de las protagonistas. Aún permanece prácticamente tal y como apareció en televisión, aunque eso sí, es bastante complicado ver el inmueble desde el exterior con claridad debido a la empalizada que rodea la finca y la maleza ubicada tras sus muros y en el jardín anexo a la construcción. Hablamos de la casa de Julia, la pintora, encarnada por la actriz María Garralón.

Esta construcción al más puro estilo de un chalet de los que comenzaban a aflorar en los años 70 del pasado siglo por la zona está situado frente al actual Parador de Nerja, en la calle Ramón y Cajal 29, y el vial que serpentea entre la casa y el citado alojamiento turístico comunica el pueblo con la zona de bares, merenderos y viviendas de la playa de Burriana, cuyo avance turístico y urbanístico ha sido espectacular durante las últimas décadas.

Se trata pues de una zona de frecuente paso y unos enclaves cruciales para los amantes de Verano Azul. Un recorrido atinado te lleva, en apenas quince minutos, desde el pueblo a la casa de Julia, tras bajar la cuesta lateral a Burriana donde se encuentra el merendero de Ayo (y también el negocio de actividades acuáticas Educare Aventura donde desempeña su labor profesional Miguel Joven ‘Tito’), todo ello en el paseo marítimo ‘Antonio Mercero’ con el monumento que se le dedicó y, si eres aún más exigente, al final de Burriana basta mirar hacia arriba para saber que, sobre el perfil de acantilados que comienza en ese punto, se ubicó ‘La Dorada’ de Chanquete, lugar desde donde se contemplaba una espectacular vista de toda la playa de Burriana. Ahora esos terrenos son privados y se encuentran vallados. Es frecuente que los curiosos más valientes escalen hasta allí a pie, pero sus esfuerzos son infructuosos porque encuentran el terreno cercado y casi sin identificar dado los cambios originados por la naturaleza y por la mano humana aunque eso sí, es ligeramente visible, perdiéndose entre la maleza, la acequia de agua que circundaba el barco del viejo marinero.



De todas maneras, es obvio que una de las localizaciones más inalteradas de la serie, y bastante misteriosa, es la casa de Julia. En ella cobran especial protagonismo secuencias de reuniones de la pandilla, los momentos más tristes de la pintora, alguna que otra fiesta, vivencias de la despedida de los chicos antes de partir en el ocaso del verano… Inalterada porque, aunque la finca está muy oculta, se puede observar aún la valla de mampostería original, la vivienda en sí, la zona de jardín aunque abandonada, etc. Hay que detenerse para ello, aunque eso pueda suponer que en alguna que otra ocasión tengas la mala suerte de que en el interior se encuentre alguien de mantenimiento de la finca (que está vigilada por cámaras y otras medidas de seguridad para evitar los desafortunados robos acaecidos durante años) y te traten con la punta del pie por el mero hecho de contemplar la casa. Ya no digas fotografiarla. Sobre eso se ha hablado mucho y no es ahora el motivo de esta información.

Lo que está claro es que el lugar está ahí, que se desconoce públicamente quién es el propietario (que tendrá que constar en el Registro de la Propiedad de Nerja) y que transcurren los años sin que se vea intención alguna de reforma, rehabilitación, venta o alquiler a terceras personas y así evitar la, digámoslo claramente, penosa imagen que, en un lugar tan concurrido  y emblemático de Nerja, da el estado en el que se encuentra la parcela. Van para cincuenta años y ríase usted del misterio que generaba la fantasmagórica casa del Gran Massip en su capítulo en comparación con el estado actual del lugar donde vivió Julia aquel inolvidable verano de la serie.



Desde ‘regresoaveranoazul.com’ hemos intentado, durante años, dedicar un reportaje detallado a la casa, si bien en la última ocasión fuimos, literalmente, perseguidos para ser agredidos por un individuo cuando intentamos hablar con él. No parecía ser su propietario, sino un empleado de mantenimiento extralimitado en sus cometidos. Tampoco se conocen declaraciones de los gobernantes municipales nerjeños (ni los de antes ni los de ahora) que hayan hablado del futuro de este lugar, ni posibles proyectos, insistimos, en un enclave que no solo es importante para los seguidores de Verano Azul, sino capital para el urbanismo de la localidad y la estética de la zona.

Enclave ideal para el Museo de Verano Azul

También desde este medio hemos expresado en más de una ocasión que la parcela de la calle Ramón y Cajal, 29 sería el lugar ideal para que el Ayuntamiento de Nerja realizara las gestiones oportunas para que fuera el Museo de Verano Azul, un equipamiento en el que desarrollar temáticamente el contenido de la serie, mostrar objetos originales relacionados con ella, reconstrucciones, proyecciones y todo lo que significa un espacio temático que, en este caso, atraería a miles de visitantes al año interesados por la serie y que encontrarían en este lugar su particular ‘meca’ de peregrinación, merchandising, etc. Gestiones obviamente con sus correspondientes dificultades económicas, administrativas, urbanísticas, de derechos, etc. pero nada que no hayan logrado en otras ciudades con figuras eminentes o hechos acaecidos en ellas y que concitan el interés de miles de personas, como el caso de los museos de Camarón de La Isla en San Fernando, el de Lola Flores en Jerez de la Frontera, el Museo del Videojuego de Málaga, el de Rocío Jurado en Chipiona, etc. Todo es cuestión de voluntad y que alguien comience a trabajar en un proyecto de adecuación por encargo municipal, sus posibilidades de financiación a todos los niveles, etc. hasta llegar a conseguir lo que sería un atractivo extraordinario para la cultura y el turismo de Nerja.



Mientras, la vivienda se deteriora y la maleza que la rodea también, el misterio parece que ya ni crece sino que se torna en indiferencia y las posibilidades se agotan con el tiempo. Aunque una cosa está clara. La finca de Ramón y Cajal, 29 es privada, pero la información sobre ella es pública porque así consta en el Registro General del Catastro y en los portales donde se pueden vender o comprar las viviendas, caso de Idealista.com, uno de los más consultados y fiables del panorama inmobiliario actual.

“En idealista.com te ayudamos a valorar una vivienda”, reza el lema de esta compañía especializada en la compra venta de fincas de toda naturaleza. Y es en su portal de internet donde se puede conocer las características de la llamada en realidad ‘Casita del Tajo’ y su precio actual en el caso de que alguien desee adquirirla.

Datos públicos en idealista.com

La ficha de la parcela y su contenido en idealista.com nos aportan datos interesantes sobre ella: su construcción data del año 1965, catorce años antes del inicio del rodaje de Verano Azul. Se trata, por lo tanto de una de las primeras casas que se hicieron sobre aquellas lindes. Posee un uso residencial. La parcela cuenta con 760 metros cuadrados, de los que 107 metros cuadrados corresponden a la vivienda en sí y 16 metros cuadrados a un garaje-almacén, es decir, 123 metros cuadrados construidos en su totalidad. El resto es zona verde. La calidad de construcción es “buena”, según la calificación de los técnicos de idealista.com, y consta de tres habitaciones y un baño. Su número de referencia catrastal es el 2379510VF2627N0001IU y en el informe aparece el mapa en alzado con la configuración actual de la parcela y sus elementos como se aprecia en la imagen que adjuntamos que, al igual que todos los datos que aportamos en esta información, insistimos son públicos y pueden ser consultados por cualquier persona. Otro curioso dato: “en el tejado de Calle Ramón Y Cajal, 29 hay 16 m² disponibles para instalar paneles solares y recibe la luz del sol 3.126 horas al año”, según consta textualmente en el informe.



La pregunta del millón: ¿Cuánto cuesta ‘la casa de Julia’ si quieres comprarla o si deseas alquilarla? Lo primero que debemos aclarar es que la publicación de una parcela o finca en un portal o la constatación de sus datos en registros oficiales no quiere decir que estén en venta. De hecho, no tenemos constancia de que Ramón y Cajal, 29 esté en proceso de enajenación. Aunque nunca se sabe si alguien se interesa más allá y hace una oferta a sus actuales propietarios basándose en los datos que indicamos a continuación…

Las valoraciones de idealista.com se obtienen como orientación, aunque eso sí, bastante fidedignamente, en función del mercado inmobiliario del momento. Según el portal y consta en las gráficas que acompañan a este texto, el valor estimado de venta de ‘la casa de Julia’ a mayo de 2024 es de 463.553 euros, mientras que el valor de alquiler estaría en los 1.193 euros mensuales.

Vayamos en primer lugar con el valor de venta. “Para estimar el precio esperado de un inmueble utilizamos gran cantidad de datos tanto públicos como de idealista. La superficie que tenemos en cuenta son los m2 construidos que tenga la vivienda en el catastro. En el caso de los pisos contamos también un porcentaje de las zonas comunes del edificio. En casas y chalets además de la superficie de vivienda también contamos la de aparcamiento y almacén”, explican desde idealista.com, que maneja dos valores principales para establecer la media definitiva: el precio mínimo y el precio máximo. “El precio mínimo es el que buscan pagar los compradores o inquilinos. Combina el precio medio estimado con los descuentos y contraofertas que hacen los usuarios que buscan casa en idealista”, argumentan. “El precio medio es el que esperamos que se cierre una operación de venta o alquiler para ese inmueble. Está calculado en función de multitud de factores: los atributos del inmueble, la evolución del mercado en la zona y operaciones cerradas de inmuebles similares”, aseveran desde el portal inmobiliario, que respecto al precio máximo aclaran que “es el que quieren obtener los propietarios del inmueble. Se estima utilizando los precios a los que se anuncian inmuebles similares en idealista”.

Todo eso nos revela que quien quiera comprar la antigua ‘Casita del Tajo’ en este momento debe poner sobre la mesa unos 463.000 euros de media para convencer a la propiedad.

Evolución del precio desde 2010: un 26% más en 14 años

Otra curiosidad que nos deja el informe de idealista.com es la evolución del precio desde el año 2010. Hace catorce años, concretamente en junio de 2010, la ‘casa de Julia’ tenía un precio de supuesta venta tasado en 343.476 euros, es decir, que en casi en una década y media se ha encarecido en 120.077 euros y la propiedad vale un 26% más. En la gráfica se observa que, durante todo este tiempo, al igual que el mercado inmobiliario en general, la tendencia constante ha sido al alza del precio, con la excepción del año 2018, donde hubo una leve bajada de su coste, así como en mayo de 2022 (425.000 euros frente a 429.000 euros en abril), siendo su subida imparable desde entonces. En definitiva, los valores mínimos y máximos de venta de la parcela y finca de Ramón y Cajal, 29 se sitúan entre los 412.210 y los 522.116 euros que a fecha de mayo de 2024 está valorada en idealista.com.




Los cálculos de alquiler son menos relevantes en cuanto a posibilidades. Si ya el hecho de una venta no parece estar contemplado al menos oficialmente –aunque el Ayuntamiento insistimos que debería tomar nota para futuros proyectos-, el arrendamiento mensual es una quimera dado el estado en el que se encuentra el lugar, pero los datos ayudan a entender el mercado inmobiliario respecto a esta finca. En junio de 2010 se podía alquilar la finca por 809 euros y catorce años después habría que desembolsar 1.315 euros. El precio de alquiler más bajo en década y media se dio en 2016 y curiosamente en pleno verano –en julio-, situándose en 685,62 euros. La media estimada es de 1.163 euros.

Con todos estos datos y las conclusiones, podemos finalizar reafirmándonos en reclamar un futuro uso de este lugar como centro de interpretación de Verano Azul que incluso podría incluir en su jardín una réplica visitable de ‘La Dorada’ –recordamos que el decorado del barco original tenía 18 metros de eslora- y que las administraciones públicas se planteen seriamente el futuro de este emplazamiento. Si no están por la labor, siempre podremos aparcar la idea hasta que algún seguidor empedernido de la serie tenga la suficiente solvencia para comprar la antigua ‘Casita del Tajo’ por medio millón de euros y afronte los gastos de adecuación.


Exterior de la casa en los años 70 por la bajada por calle Almuñécar (fotograma de la serie).


Pincha aquí para ver el videorreportaje en el canal #UltimoEstreno:


(Información extraída de la web www.regresoaveranoazul.com)

sábado, 8 de junio de 2024

«Las bandas sonoras para despedir los días» en La Casapuerta de Luisa



El pasado jueves 6 de junio disfrutamos de un rato estupendo gracias a Bar La Casapuerta de Luisa, donde compartí con clientes y amigos de este acogedor local en la gaditana calle Sagasta muchas ideas, curiosidades y cositas maravillosas de la música de cine. Agradecido de corazón a quienes acudisteis, a Aurora por hacer de mantenedora del acto, y feliz entre otras satisfacciones porque dos ejemplares de «Las bandas sonoras para despedir los días» se van para Bilbao y con sus propietarias entusiasmadas por su contenido.

La Casapuerta de Luisa es un acogedor bar donde se dan cita tanto la clientela anónima como personajes de la cultura, del Carnaval gaditano... Su programación cultural mensual, coordinada por el cineasta José Manuel Serrano Cueto, es multidisciplinar y logra que sitios como estos se conviertan en lugares con magia en los que te tomas dos vinos mientras escuchas recitar o a un pintor sus inspiraciones para crear un lienzo. Enclaves así son cruciales para inocular la inquietud por la cultura.

El jueves le tocó el turno a mi libro y fue una grata experiencia.

¡Gracias, Luisa y José Manuel!













domingo, 26 de mayo de 2024

'Verano Azul' suena en Eslovenia



Una orquesta de Eslovenia incluye en su repertorio cuatro temas de la banda sonora de 'Verano azul'. "Era una serie muy popular en la Yugoslavia de los años ochenta, por eso decidimos incluir su música", asegura Nina Škrjanc, representante de la OLM, a la web www.regresoaveranoazul.com

¿Y si la Orkester mandolina Ljubljana ofreciera un concierto en Nerja? Nosotros lanzamos la idea...

sábado, 25 de mayo de 2024

No volváis



Imaginaos al gran Francisco Ibáñez dibujando una viñeta sobre un partido de fútbol que un club ha comprado destinando una pasta enorme. Un tío enchaquetao por el campo con el maletín apretao, cayéndole los billetes por las rendijas -un montón de bichos en fila, a ras del césped, peleándose por ellos-, metiéndole los petrodólares a los futbolistas en los bolsillos, algunos tumbados tomando el sol bebiendo un daiquiri, otros haciéndose la manicura y los más disimulados dándole patadas hacia la portería contraria a un balón atado con una cuerda a la bota, como las escopetas aquellas del tapón de corcho en la punta. Los jugadores del otro equipo hinchándose a meter goles y el árbitro viendo 'El chiringuito' de Pedrerol en el VAR.

Todo esto, que pertenecería al imaginario y maravilloso mundo de Ibáñez, estaría dispuesto a creer que ha sido hoy una realidad en Almería si no fuera porque estoy convencido de que no es necesario comprar a jugadores tan malos e indolentes como los de la plantilla del Cádiz esta temporada, incluido el enterrador (perdón, el entrenador) que los ha hecho saltar al campo esta tarde para darnos verguenza a miles de aficionados que, desde chekititos, hemos visto de todo en torno a nuestro club. Pero como lo de esta tarde, sobre el tapete verde, pocas veces en los 55 años que arrastro.

Lo peor de todo es que, en unos pocos días, se nos olvidará esta histórica vergüenza y regalaremos palmitas a quienes, volviendo a vivir de las rentas y utilizando a Mágico González, se pegarán un viaje al otro lado del charco para disfrutar de unas minivacaciones del carajo, tanto los que visten de corto como los de chaqueta. O guayabera paleta para ir ad hoc.

No volváis. Al menos los que decís que jugáis al fútbol. Los que mandan no hay más remedio que verlos nuevamente. A no ser que alguien quiera comprar el club. Por eso el clamor "Vizcaíno dimisión" es tan absurdo como que alguien llame a la puerta de tu casa y te diga que te largues.

Ahora solo queda esperar que se hagan las cosas bien para el futuro, que es dentro de un par de meses, no más. O que vendan. Pero estos tíos que dicen ser profesionales del balón, que han arrastrado el escudo de nuestros amores hasta mancillarlo hoy en tierras almerienses, que no vuelvan más. Ni por los dos puentes ni por El Chato.

viernes, 24 de mayo de 2024

«La zona de interés»: descompensación sinestésica



Está ya en Filmin «La zona de interés», ganadora de los Oscar a la mejor película internacional 2024 y al mejor sonido. Curiosa cinta, pero que falla en sus pretensiones sinestésicas. Vista y oído van descompensados, para ser más prosaicos.

La película presenta una impresionante capacidad para mostrar, a través de lo auditivo en lugar de lo visual –que es paradójicamente la piedra angular del cine-, los hechos sucedidos en un campo de concentración de los más crueles que existieron en aquellos años. Los gritos a los judíos, los disparos, el sonido de los hornos crematorios funcionando, las palas cavando…

Pero al igual que una película no es solo imagen, tampoco es sonido. Y es un filme que le debe mucho, un porcentaje elevadísimo de su funcionamiento, al sentido auditivo. Jonathan Glazer, el director, lo emplea con el mismo sentido que los buenos cineastas cuando muestran el mal. Como Ridley Scott lo hizo con Alien, como Spielberg con Tiburón. Es decir, dejando a la capacidad creativa del espectador el florecimiento de las sensaciones y, al no mostrarse tangiblemente la maldad, desde la butaca 'diseñamos' lo que sucede, tratando de generar una mayor consternación con lo que es el ‘imaginando’ más que el ‘visualizando’ y, en el caso que nos ocupa, todo gracias al sentido auditivo, menos directo obviamente que el visual.

Pero el exponente visual de «La zona de interés» y el comportamiento de los personajes son tan geométricamente perfectos como fríos, y eso se convierte en una rémora a la hora de imaginar con el oído, por lo que la desproporción es muy evidente. El jefe de Auschwitz tiene esposa, hijos y suegra, pero es tan gélido en su actitud cotidiana y parece tan corto de mente que la manera de exponerlo no te suscita la cercanía que debería causar la película hacia un personaje tan despreciable pero que, para que la película funcione, debemos empatizar con él como humano y así incrementar las sensaciones espeluznantes que entran por el oído.

Sí hay momentos extraordinarios, como por ejemplo la reunión de jefes de campos de concentración para organizar los exterminios como los que están en una cita para aumentar las ventas de thermomix, por decir cualquier cosa.

Fría, matemática, estéticamente fascinante,… tanto como una película de Kubrick. Porque, de hecho, los últimos 20 minutos sirven para descubrir las deudas direccionales de su realizador. Esa matematicidad en las escaleras, en las baldosas del suelo que tanto recuerdan a «El resplandor», o el confuso manejo del espacio-tiempo que en la película protagonizada por Jack Nicholson vimos culminado en el retrato de la pared con los participantes de la fiesta y aquí, en «La Zona de interés», con las escenas del Auschwitz moderno y las limpiadoras aseando las cristaleras de las habitaciones con los objetos expuestos de los judíos asesinados en las salas habilitadas para ello, o en lo que podemos contemplar contemporáneamente en diversos barracones, todo ello entremezclado con el hilo temporal de lo sucedido en la época en la que se desarrolla la película, sin más sentido que, para algunos espectadores, un regodeo o incluso una banalización del mal en beneficio de la estética, y para otros una necesidad de no olvidar lo ocurrido a través de unas imágenes que llaman a alertar de que la maldad siempre acecha y es necesario estar vigilando también hoy. Un ‘No olvidemos’ con una mirada a lo actual.


Ya tenéis la videocrítica de #lazonadeinteres en el canal #UltimoEstreno de Youtube en este enlace: https://youtu.be/1JecdFWBjHM

martes, 21 de mayo de 2024

Fallece el compositor polaco Jan Kaczmarek



Ha muerto Jan A. P. Kaczmarek. El compositor polaco luchaba desde hace años contra su enfermedad de una manera cruel. Su padecimiento degenerativo incluso obligó a su familia, concretamente a su hija, a pedir públicamente ayuda económica para ellos puesto que Kaczmarek ya no podía depender de sí mismo y su mujer tuvo que cesar su actividad laboral para cuidarlo. Aunque nació en Polonia, el compositor vivía en Estados Unidos, donde ya sabemos que la sanidad y la dependencia no son consideradas necesidades públicas. Y a eso le llaman estado del bienestar.

Con más de cincuenta bandas sonoras a sus espaldas e inquietudes organizativas como fundar festivales de música cinematográfica, obtuvo el Oscar por su clasicista y elegante partitura para «Descubriendo Nunca Jamás» en un año en el que «La Pasión de Cristo», de John Debney, era la favorita para la estatuilla. Su Oscar, justo o no, sirvió para que muchos conocieran a este notable artista del que yo siempre me he quedado con su banda sonora y su piano para «Infiel», la película protagonizada por Richard Gere y Diane Lane en 2002. En el enlace de vídeo os dejo al maestro y amigo Diego Navarro dirigiéndola en el Festival de Música de Cine de Tenerife (Fimucité) en 2009. Jan estuvo en España en esa edición y en 2016, en el Festival de Música de cine de Málaga (MOSMA).

El productor musical Ray Costa acaba de escribir en facebook el siguiente texto: «Estuve en Cracovia el año pasado para la FMF y visité a Jan en el hospital. Estaba conectado a un respirador. Solo podía hablar en un susurro pero seguía tan alerta y encantador como siempre. Me dijo: “Le pedí a Dios 20 años más”. Le pregunté: “¿Qué dijo Dios?” Jan dijo: "Dios dijo que sí". Bueno, obviamente Dios tenía otros planes y ahora está guiando a los ángeles y charlando con Chopin».

Descanse en paz mientras esperamos que su país de origen tenga el justo gesto que se merece.




lunes, 13 de mayo de 2024

Superposición musical de dos obras maestras de Jerry Goldsmith: «El planeta de los simios» y «Acorralado»



TVE 2 emite esta noche, en «Días de cine clásico», la obra maestra «El planeta de los simios».

La banda sonora de Jerry Goldsmith es el claro ejemplo del uso no solo adecuado, sino perfecto, de la música en el cine, que no se compone para "ser bonita" ni escuchar en un CD, sino para cumplir una función narrativa. Y no, el tema de la caza del humano por parte de los monos a caballo no es música incidental si entendemos este término como secundaria por ambiental o 'de relleno'. Es un tema tan devastador como claustrofóbico con la particularidad de que ésta se suele provocar en escenarios cerrados y limitados, pero las escenas de «El planeta de los simios» se desarrollan en espacios absolutamente abiertos. La sensación de 'cazado' que sufre el espectador la provoca Goldsmith con su rudeza, con las llamadas de los cuernos sonando en los morros de los simios, con una atonalidad que hace pensar a quien visiona el filme que la acción no se desarrolla en un entorno, en un planeta conocido. Sin embargo, Goldsmith es partícipe fundamental del (maravilloso) engaño al que nos somete Franklin J. Schaffner.

La secuencia es tan demoledora como un final que lo es más aún porque, lejos de lucirse, Goldsmith no compone música para aquellos célebres planos finales. El hallazgo de George Taylor en la playa es más impactante todavía con solo el rumor de las olas. Y el silencio, ese maldito pero maravilloso silencio que, paradójicamente, tanta narrativa musical genera.

OBRA MAESTRA ABSOLUTA. Esta sí, qué puñetas.

Por cierto: hace tiempo que descubrí (personalmente, que conste) la magia que genera la superposición del tema de la caza de la banda sonora de Goldsmith con los compases del tema, también del mismo compositor, titulado 'Hanging On' de «Acorralado», mi otra banda sonora preferida de Goldsmith. Y es que en la película protagonizada por Stallone, Rambo también está siendo cazado por simios, por seres sin escrúpulos de una raza que no comprende nada...

Todo esto y mucho más lo puedes encontrar en el libro #lasbandassonorasparadespedirlosdias


domingo, 12 de mayo de 2024

Seis años de la muerte de Antonio Mercero




Como viene siendo ya una emotiva costumbre desde hace años, Nerja se ha acordado hoy domingo de Antonio Mercero, mucho más que lo hace a diario. Este 12 de mayo se cumplen seis años de la muerte del director de «Verano Azul». El cineasta y realizador de películas como «Espérame en el cielo», «La cabina» o «Planta 4º» o series como «Farmacia de guardia» falleció en Madrid a la edad de 82 años tras dejar un extraordinario legado en el que se incluye la serie televisiva rodada en Nerja hace ya más de cuatro décadas y que permanece en el recuerdo de todos.

De esta manera, el monumento dedicado a Antonio Mercero que realizara el artista torreño Francisco Martín y que se encuentra ubicado en el paseo del mismo nombre que el cineasta, en la playa de Burriana, ha amanecido esta mañana con una corona de flores con una cinta blanca y letras doradas en las que se puede leer la bonita leyenda «Gracias por tantos veranos azules».

Este homenaje y recuerdo floral a la memoria de Mercero no viene firmado por un particular ni entidad alguna, con el objetivo de sus auspiciadores de que se constituya en un gesto global llevado a cabo por el pueblo al que tanto ha aportado la serie televisiva del director durante este casi medio siglo. No obstante, quienes se encargan de cumplir puntualmente con que se recuerde a Mercero cada 12 de mayo es la familia de Ayo, cuyo merendero se ubica a escasos metros del monumento. Y es que el querido hostelero y su hija Marta, junto con la divulgación permanente que de la serie hace Miguel Joven, son los principales valedores de la memoria de Mercero en Nerja.

Aportamos las fotografías de cómo se encuentra el monumento este domingo, así como un vídeo, que esta misma mañana me ha enviado Marta. ¡Muchas gracias!

Información procedente de la web www.regresoaveranoazul.com







miércoles, 8 de mayo de 2024

Cuarenta años de Dinamic



Dinamic es un nombre unido indefectiblemente a la generación de quienes tuvimos la ocasión de disfrutar del ZX Spectrum en su época dorada.

Corrían los años 1982 y 1983 y los hermanos Pablo, Víctor y Nacho Ruiz se convirtieron en unos adolescentes que descubrieron las posibilidades que ofrecía un ordenador doméstico recién salido al mercado... de 1 K de memoria. Con el ZX-81 empezaron a crear y cuando tuvieron la oportunidad de hacerse con el ZX Spectrum ya no hubo marcha atrás.

Hoy, justamente hoy, se cumplen 40 años de la creación oficial de Dinamic. Y no fue porque los hermanos Ruiz llevaran el nombre al Registro Mercantil, o inauguraran unas flamantes oficinas ni salieran a bolsa precisamente. La fecha del 8 de mayo la eligieron porque fue el día que les llegó el primer adolescente que les quería comprar un juego. Semanas antes habían puesto a la venta sus dos primeros programas, «Yenght» y «Artist», el primero un juego de aventuras escrito a caballo entre el Basic y el código máquina y el segundo un programa de consumo propio para hacer gráficos que decidieron finalmente comercializarlo. A pesar del esfuerzo por publicitarse en las revistas de la época con un anuncio que les costó un riñón, durante varias semanas nadie pidió un solo ejemplar ni de «Yenght» ni de «Artist». Hasta aquel 8 de mayo de 1984, en el que Pablo fue al buzón de su casa (por entonces existía una cosa que se llamaba correo postal para todo) y se encontró no una, sino varias peticiones de sus juegos. Ese día no se les olvidaría. Lo demás es historia viva de quienes crearon «Abu Simbel Profanation», «Babaliba», «Camelot Warriors», «Phanti's» y todo un abanico de juegos inolvidables para viejunos como yo.

Ayer, en las vísperas de este aniversario, Pablo Ruiz Tejedor y el programador Carlos Abril participaron en una clase magistral telemática organizada por U-tad, uno de los centros universitarios más importantes en los estudios y programación de videojuegos del mundo. En ella hablaron de la actualidad de las artes y la industria del videojuego, pero especialmente me emocioné en los prolongados momentos en los que Pablo contó los inicios de Dinamic junto a sus hermanos, la leonera en la que convirtieron la casa de sus padres (la llamada «Mansión Dinamic» en un paralelismo que los Ruiz quisieron hacer entre ellos y las ya reconocidas empresas de software como House: Ocean o Melbourne House) cuando empezó a llegar el material conforme crecían sus creaciones, hasta disfrutar de su primera oficina en la planta 29 de la Torre de Madrid.



Cuarenta años, nada más y nada menos. Cuando por entonces yo destripaba el código máquina del «Saimazoom» para encontrarle el poke y colocarle el valor para las vidas infinitas, jamás pude imaginar que iba a darle a un botón titulado «Entrar en la masterclass» e iba a encontrarme con quien hacía realidad lo que a muchos, hoy día, les parecerá ridículo: crear juegos con solo 48 K de memoria. Pero para mí, pulsar ese botón ha sido reencontrarme con mi adolescencia más feliz y comprobar que, como a mí y habiendo transcurrido toda una vida, quienes hicieron posible aquellos inolvidables títulos aún les brillan los ojos hablando de ellos.

Muchas felicidades, Dinamic. Aunque trasteáramos vuestras cosas y nos pusiéramos un parche en el ojo para ello.

ENLACE PARA VER LA MASTERCLASS ÍNTEGRA: https://www.youtube.com/live/fzKGSj7EXyk?si=HewplL8iAUoXY6pQ

martes, 7 de mayo de 2024

Números 1 y 2 en ventas en Amazon en los libros digitales para «Las bandas sonoras para despedir los días»



Maravillosa sorpresa que me depara mi libro «Las bandas sonoras para despedir los días» en los inicios de este mes de mayo: está en el PRIMER PUESTO DE LIBROS ELECTRÓNICOS de Amazon en la sección «Historia, teoría y crítica de arte, cine y fotografía», el 2º en «Cine, televisión y radio» y el nº 12 en «Música» en general. Son los datos que reproduzco a fecha del 7 de mayo, hace tan solo tres días el primer puesto también lo ocupaba el libro en la sección «Los más vendidos en cine, televisión y radio», el 5º en «Historia, teoría y crítica de arte, cine y fotografía» y el nº 50 en «Música» en general. Es decir, que no solo han alcanzado lugares estupendos en el ranking sino que se han consolidado y mejorado conforme han avanzado los días.

Todo esto es muy ilusionante. Ya se sabe que de escribir no vive nadie menos Pérez Reverte y compañía, de los libros digitales menos aún y de las regalías de Amazon para qué hablar. Pero el objetivo de este libro no es ganar dinero ni mucho menos.

¡No hay mayor alegría que ver a tu hijo crecer de esta manera y batallar por el reconocimiento de la música de cine! ¡¡GRACIAS A TODOS!!

www.lasbandassonorasparadespedirlosdias.com





lunes, 6 de mayo de 2024

«La clase», de Laurent Cantet


El pasado 25 de abril fallecía, a la edad de 63 años, el director francés
Laurent Cantet.

En una sociedad en la que el sistema educativo es incapaz de dar con la tecla para dejar de parir auténticos zopencos, el profesorado de cualquier país 'civilizado' debería proyectar esta película a su alumnado y, de paso, visionarla cada ministro o gerifalte político de Educación con el que se topen.

Olvídense de la necesidad de trípode para la cámara y pongan el piloto documentalístico aunque «La clase» no sea un documental. Es una sucesión de planos cortos centrados en un crisol de alumnos conflictivos de diferentes razas, con un profesor inteligente pero con límite de paciencia, un golpe al topicazo de la educación privada como la más aconsejable, al propio profesorado que discute sobre la máquina de café antes de debatir sobre la metodología educativa y los prejuicios de los propios chavales ante realidades como la homosexualidad.

La ronda de reuniones de los docentes con los padres es oro puro en una película que ganó la Palma de Oro en Cannes, el César francés pero, contra todo pronóstico, no se llevó el Oscar a mejor película de habla no inglesa en 2009 cuando todo apuntaba a que lo haría. El premio fue para la japonesa «Okuribito» («Despedidas», en nuestro país). Ambas están en la mejor plataforma de cine que es Filmin. Véanlas y ríanse ustedes de espantos como lo que hizo la Pfeiffer en 1995.

martes, 16 de abril de 2024

Jaime Chávarri: «No entiendo la nostalgia por el celuloide en tiempos en los que el digital es fantástico»



El director y guionista Jaime Chávarri («El desencanto», «Las bicicletas son para el verano», «Las cosas del querer») aseguró el jueves en Cádiz que los avances tecnológicos para hacer cine «son una bendición» y facilitan el trabajo a la hora de realizar una película «dadas las malas condiciones en las que hay que rodar hoy en día». El cineasta ha presentado su última película, «La manzana de oro», en el seno de la Escuela de Cine de la Universidad de Cádiz, en un pase con posterior coloquio celebrado en el Teatro Principal de Puerto Real.

Chávarri, retirado tras las cámaras desde que rodara «Camarón» en 2005 y preguntado por el público, afirmó no entender la nostalgia hacia el celuloide. "Es cierto que, en cuanto a imagen, este material posee una "transparencia" que no tiene el digital, pero la posibilidad de tener varias escenas montadas al mismo tiempo, poder hacer comparaciones y el trabajo en posproducción ha sido algo fantástico".

El director madrileño, cuyas películas han ganado numerosos premios a lo largo de su dilatada carrera aunque él personalmente no tiene un Goya a mejor dirección, explica que, con los progresos digitales «puedes etalonar mientras estás rodando y tienes una visión inmediata de lo que estás haciendo, algo que antes no podías hacer. No soy nada nostálgico con el celuloide y me pone un poco nervioso esa nostalgia del pasado, porque las cosas cambian en todos los sentidos».
Chávarri aseveró que los directores y productores que deseen pueden seguir rodando en analógico «siempre que tengan dinero», apostillando que las nuevas tecnologías contribuyen a que filmes como «La manzana de oro» se puedan rodar. «Ha sido una película de nueve semanas que hemos tenido que grabar en seis, enterándonos de ello un mes antes de empezar el rodaje... En analógico no se hubiera podido hacer, no hubiéramos tenido posibilidad de terminar la película».

En su intervención, el director de «A un dios desconocido» también habló de lo accidentado de la realización de su última obra debido a las divergencias con Producción. «Quiero que la gente joven que está aquí sepa que le pueden contar un cuento. Lo que se dijo en su momento después no cuenta para nada y eso se llama engaño. Eso existe. Lo primero que le dije al productor fue que yo llevo 17 años retirado y no me interesa volver al cine si no es con unas condiciones en las que yo pueda controlar las cosas, no que solo ocurran delante de cámara. No pude ensayar nada con los actores, ningún plano de la película tiene más de dos tomas, fue toda una absoluta precipitación y un suplicio. Y hay que saber estas cosas, porque hay gente que les importa un pito todo esto y tienes la sensación de que estás trabajando con el enemigo, y eso es muy desagradable».
No obstante, Chávarri afirma sentirse satisfecho con su película, gracias especialmente a un elenco actoral extraordinario en el que están presentes nombres como Sergi López, Marta Nieto, Paca Gabaldón o Joaquín Climent o, en el ámbito técnico, un extraordinario director de fotografía como Kiko de la Rica.

«La manzana de oro», basada libremente en el libro «Ávidas pretensiones» de Fernando Aramburu, autor de «Patria», es una película coral en el que lo trágico y lo cómico se entrelazan gracias a las situaciones provocadas por un grupo de poetas que, durante un fin de semana, se reúnen en una finca para exponer sus últimas inspiraciones literarias con el propósito de ganar el premio literario «Manzana de oro». Las extravagancias creativas de cada cual, con el trasfondo de sus problemas y fantasmas personales y la disparidad de los personajes en pantalla, generan una película «rara en el cine español» según la califica su director, enmarcada tanto en la comedia surrealista como en momentos en la astracanada tradicional española sin llegar a ser sal gorda, ofreciendo momentos de gran valor dialoguístico con otros menos trascendentes desde el punto de vista artístico. Mención especial merece la banda sonora del compositor y pianista portugués Ruí Massena, del que desconozco que haya escrito alguna otra música cinematográfica. Su tema principal, acompañando a los créditos iniciales del filme, varía en determinados momentos de la película y genera en el espectador sensaciones dramáticas y melancólicas más que comedísticas, circunstancia que puede contrariar de inicio. Pero Massena deja a las claras haberse decidido por narrar musicalmente la insatisfacción e incluso vacío de todos los personajes y dejar el dinamismo para momentos incidentales de la cinta que así lo requerían. La esencia musical se corresponde con la de la película, que no es otra que el crisol de frustraciones en pantalla: artistas que saben que jamás lo serán, parejas que se desprecian por amores vacíos o personajes extraordinarios como el de Changa (Sergi López), el mejor escritor de todo un monstruario frente al espectador pero atormentado por las frustraciones sentimentales y a contracorriente de la pedantería imperante entre tanto academicismo de corto alcance que Chávarri expone como crítica a las ínfulas del ser humano.

«La manzana de oro» puede ya verse en Movistar+.

Os dejo el vídeo del acto del jueves, de gran interés para quienes quieran adentrarse en todo lo que os he expuesto. Por supuesto en #UltimoEstreno, así como una galería de fotos de mi autoría.















Reencuentro tras casi veinte años

Me dio mucha alegría reencontrarme el pasado jueves con Jaime Chávarri. Nos nos veíamos desde el estreno de «Camarón», en 2005. De hecho, Jaime lleva retirado del cine casi dos décadas, aunque en 2023 volvió con «La manzana de oro», la tragicomedia -porque hay tragedia de personajes, no solo situaciones hilarantes y astracanadas- que hace unos días ha presentado en la Escuela de Cine de la Universidad de Cádiz, de la mano del gran Bruto Pomeroy Chiquillo.
Chávarri siempre ha sido uno de mis directores favoritos de nuestro país. El jueves le llevé una fotografía en papel que nos hicieron hace nada menos que 25 años, como él bien recordó. Nos pilló alguien, no recuerdo quién me dio la foto, cuando almorzábamos el día del estreno en Cádiz de «Besos para todos». Le dio mucha alegría verme y recordar aquel momento en el que hablamos de su trayectoria. Tanto que me firmó la foto por detrás. Algunos años después nos volvimos a sentar para hablar de «Camarón», pero no es una película de tan buenos recuerdos como tantas anteriores de su filmografía.
El otro día, en el Teatro Principal de Puerto Real, tiramos de memoria. Y él habló sobre «La manzana de oro», pero también sobre el inexorable paso del tiempo a la hora de hacer cine desde perspectivas como la tecnológica.