domingo, 8 de marzo de 2020

La banda sonora para despedir el día... 'El secreto de la pirámide'/'Silverado'


Para la generación de los que hemos llegado recientemente a los cincuenta años, la década de los ochenta fue inolvidable en el cine. Hay películas que conforman nuestro particular cofre de joyas, algunas maravillosas en cuanto a calidad, otras no tanto, pero son patrimonio indiscutible de nuestro corazón cinéfilo. 
Es muy probable que queramos tanto a Steven Spielberg no solo por sus películas como director, sino también por aquellas que hizo posible estando detrás en su faceta de productor. Gracias a él, nuestros ojos de quinceañeros se llenaron de alegría, lágrimas o asombro con filmes como 'Poltergeist', 'Regreso al futuro', 'Gremlins' o 'El secreto de la pirámide'. Y con ellas, sus bandas sonoras, algunas que también forman parte de nuestra vida desde entonces y que, de manera enfermiza, no solo silbábamos días y días después de escucharlas en sus respectivas películas, sino que desde entonces no nos han abandonado. Cuando han aparecido sus ediciones discográficas en diferentes formatos, inmediatamente han formado parte de nuestra particular discoteca, costara lo que costara su búsqueda... y al bolsillo. 
Hoy, décadas después, contemplo mi propia sombra cuando ando por cualquier lugar y repentinamente estoy silbando el tema de los créditos de 'El secreto de la pirámide'. Debo estar enfermo, pero me importa un bledo si es así. Soy feliz con mis rarezas. 
Y precisamente en todo esto hay un compositor que juega un papel fundamental para nosotros. Hoy, 8 de marzo, cumple 76 años. Se trata de Bruce Broughton. Jamás pude imaginar, con 16 años, que varias décadas después iba a compartir no uno sino varios encuentros, charlas, intercambio de opiniones, alguna que otra cena y más cosas con el autor de aquella arrebatadora banda sonora.
Broughton es un extraordinario compositor, con un manejo de las melodías y un conocimiento del sinfonismo excepcional, que en los ochenta fue capaz no solo de musicalizar aquella pequeña joya dedicada a un joven Sherlock Holmes, sino también películas como 'Silverado' o 'Tombstone', demostrando su amor al western y el manejo orquestal y de las emociones de los personajes en filmes arriesgados, cuando el 'cine del oeste' no se encontraba en su mejor momento con los espectadores centrados en otros gustos. Después llegaron 'Los rescatadores en Cangurolandia', 'Moonwalker' y la ingrata labor de poner una brillante música a un filme con Michael Jackson como protagonista y plagado de sus canciones, lo que te deja en segundo lugar musicalmente hablando por razones obvias; 'Bambi 2', 'Milagro en la ciudad', etc.
Broughton ocupa un lugar privilegiado entre los amantes de la música de cine, pero en general no está incluido en el olimpo de los músicos para la pantalla. Creo que no tuvo proyectos de gran calado, películas exitosas, a partir de los noventa, y que hubiera necesitado filmes mayores para que su música llegara aun más lejos. Pensar que solo fue nominado al Oscar en 1985 por 'Silverado' es triste, porque su capacidad, sus conocimientos y su bagaje nos invitan a pensar que Broughton no ha dicho aun su última 'palabra musical'. 
El vídeo que os he montado incluye secuencias 'El secreto de la pirámide' y 'Silverado'. Comienza con los créditos, esa estupenda música sinuosa perfecta para acompañar los andares de ese enigmático personaje con sombra, con una instrumentación plagada de fugaces y dinámicos momentos maravillosos. Fijaos que, en cuanto finalizan los créditos, la siguiente imagen es la luminosa ciudad, cómo Broughton cambia la música, la hace 'abierta', el momento en el que Watson contempla la fachada del edificio tras bajarse del carruaje... 
La siguiente secuencia es inolvidable. El sacerdote en sus visiones de la vidriera y el soldado que sale de ella. Fijaos el papel de la música para acompañar. ¡Ojo, que las notas finales del atropello (03:13-03:17) nos indican algo! Metraje después, ya al rato, tendrá lugar la ceremonia de la secta con ese famoso tema musical que cantan durante el ritual. Os la enlazo inmediatamente. Efectivamente, ¿a que detectáis las mismas notas? ¡La música une las muertes y a sus autores en diferentes momentos del filme! Por cierto, las reminiscencias del tema con el 'Carmina Burana' de Carl Orff son diáfanas...
Ya tras esta película, os ofrezco tres cosas de 'Silverado': un vídeo del propio Broughton dirigiendo la 21st Century Symphony Orchestra en Viena interpretando el tema principal, una secuencia demostrativa de cómo la música acompaña a dos de los personajes y la tensión que provoca Broughton en el duelo final con sus notas y su percusión marcando el tempo. 

(Textos del libro en imprenta 'Las bandas sonoras para despedir los días').




No hay comentarios: